Algunas críticas complementarias

El nuevo Código es cuestionable por el uso de un lenguaje extraño a nuestra tradición jurídica, y por su método, sistematicidad y técnica legislativa deficientes.