El viajante de comercio y el nuevo Código Civil y Comercial: un conflicto entre dos normas

Por Lucas F. Tamagno.

Es evidente que el Código unificado no tuvo en cuenta otras normas que las civiles y comerciales, y se introdujo en aspectos relativos a otras materias como el derecho del trabajo. Incluso se puede observar que prácticamente no se ha consultado entre el cuerpo de profesores que el código menciona a profesores de Derecho del Trabajo.

De esta omisión de considerar al Derecho del Trabajo como parte integrante en el marco de las regulaciones jurídicas, encontramos un aspecto que nos interesa mencionar que es el relativo a la figura del viajante de comercio y la introducción del Contrato de Agencia.

Si observamos el Capítulo 17 del nuevo Código y la ley Nº 14.546 que regula la actividad del Viajante de Comercio podremos observar que existe una notable coincidencia, incluso en ambos regímenes se acepta que el agente o viajante – según la norma desde la que se lo conceptúe – tiene la posibilidad de prestar sus servicios personales para varios empresarios, lo que en derecho laboral es definido como “viajante no exclusivo”.

Lo llamativo es que el artículo 1479 del Código establece que no existirá relación laboral y que el agente realizará las labores de agente mediante el pago de una retribución.

Es tal el carácter laboral del agente establecido en el nuevo código unificado que en su artículo 1484 inciso c) se establece como una de las obligaciones del empresario “pagar la remuneración pactada”.

Incluso, como principio general, se le prohíbe al agente delegar su actividad excepto cuando el empresario lo permita. De esta forma se infiere un carácter personal de la prestación laboral que es la base del concepto de trabajador que establece la Ley de Contrato de Trabajo.

Por ello, teniendo ambas figuras idénticas funciones y obligaciones, es evidente que quien contrate a una persona para que lo represente frente a otros comerciantes elegirá la figura del agente prevista en el código unificado, y al momento de la extinción el contratado para realizar dicha función promoverá la pertinente acción laboral persiguiendo el pago de las indemnizaciones y multas laborales ante la Justicia del Trabajo en el entendimiento de que su figura ha sido en todo momento la de un empleado, un viajante de comercio sujeto a directivas, sanciones, prestación personal de un servicio y percepción de una remuneración.

Quedan muchos interrogantes con relación a la nueva regulación y se advierten aspectos no contemplados como si el agente debe cumplir un horario, puede trabajar cuando quiera y de acuerdo a ello tomarse vacaciones, dudas que claramente definirán fácticamente si nos encontramos frente a una relación laboral o a una relación de tipo comercial.

Lucas F. Tamagno es especialista en derecho laboral, y autor de numerosos artículos sobre la materia. Ha participado en el seminario de Pruebas Electrónicas organizado por UDESA exponiendo sobre la prueba informática y la privacidad del correo electrónico del trabajador.

El nuevo Código Civil y las empresas de Internet

Por Paula Vargas

El nuevo Código Civil y Comercial, aprobado por Ley 26.994 (en adelante CCC) introduce cambios en la regulación de algunos derechos y actos jurídicos que merecen ser analizados desde la perspectiva de los distintos sectores de la sociedad y la economía. Así, el impacto que el cambio regulatorio puede tener en las empresas de comercio electrónico o que integran el grupo de las empresas que prestan servicios de intermediación entre usuarios de Internet (conocidas como “Intermediarios de Internet”) requiere un análisis desde las características y problemáticas propias de este sector.

Este post no agota el análisis de todas las modificaciones relevantes sino aquellas de particular importancia para los modelos de negocios que generalmente adoptan las empresas de Internet, como por ejemplo las normas que regulan los Derechos y Actos Personalísimos, los Contratos de Consumo y el Régimen de Responsabilidad Civil.

[Leer más…]

Presentación

Con la sanción de la Ley 26.994 (BO 8/10/14) quedó aprobado el Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, que entrará en vigencia el primer día del año 2016.

Hace mucho tiempo existía en nuestro medio un consenso generalizado sobre la necesidad de actualizar el Código Civil de 1869 y sobre el estado obsoleto del Código de Comercio por el paso del tiempo.

El Nuevo Código pretende brindar nuevas soluciones a muchos problemas y desafíos de la vida moderna. Pero su interpretación va a ser objeto de muchos debates, y las soluciones que otorga en algunos casos pueden ser controvertidas y en otros casos esperadas.

Por todo ello, este blog pretende entonces constituirse en un foro de opinión para todos los sectores, y contribuir a forjar interpretaciones constructivas para ajustar el sentido y alcance de la ley más trascendente sancionada en los últimos 100 años en nuestro país.